Business

Saltan las alarmas: ¿Qué pasará con Twitter?

La red social podría cerrar sus puertas y todo el mundo está alerta

Si esta mañana habéis accedido a Twitter seguramente os hayáis encontrado con alguna tendencia del calibre de «#RIPTwitter«, «Cierra Twitter» o «Twitter 2«. Mucha gente se ha despedido de la red social ya sea mediante alguna frase o vídeo. Todo esto tiene una razón detrás y es que cientos de empleados de la compañía han rechazado el ultimátum que Elon Musk ha hecho por el cual debían asumir e interiorizar la nueva cultura de la empresa.

Este jueves era el último día que tenían para aceptar seguir ese camino o, en consecuencia, abandonar. Finalmente una gran mayoría ha decidido dar un paso atrás, lo cual supone un problema tras la primera olada de despidos. Si bien Elon Musk ha dicho que no está preocupado, la gran mayoría de usuarios de la plataforma ha empezado a plantearse un futuro fuera de Twitter, compartiendo incluso el resto de sus redes sociales con todos sus seguidores.

¿Llega el fin de Twitter?

«De cara al futuro, con el objetivo de construir un Twitter 2.0 para tener éxito en un mundo que día a día se vuelve más competitivo, hay que ser muy duros. Esto quiere decir que habrá que trabajar muchas horas a una intensidad que no habíamos visto hasta ahora. Tan solo aquellos que rindan a un nivel excepcional conseguirán aprobar«. Mediante estas palabras recogidas por The Washington Post, Elon Musk comentaba lo que quería para el futuro de la red social.

El futuro de Twitter es completamente incierto. Según revelan desde The Verge, el Slack de la compañía estuvo repleto de mensajes de despedida pocas horas antes de que llegase la hora límite de su despedida. Algunos departamentos han quedado prácticamente despoblados e incluso muchos anunciantes han dejado la plataforma por el miedo a lo que pueda ocurrir.

Ahora resta esperar para saber qué pasa. El miedo al cierre de Twitter no es ninguna broma, sobre todo teniendo en cuenta lo ocurrido y los antecedentes. El propio Elon Musk decidió cerrar la sede de San Francisco, denegando el acceso a los trabajadores e incluso inhabilitando los pases de seguridad. El miedo a que los propios trabajadores pudieran boicotear la compañía ha hecho que Musk tome esta decisión.

Las próximas horas serán cruciales. Estaremos atentos a cualquier cambio que pudiera producirse en Twitter.

Más en nuestra sección de business.