League of Legends

El «remake» recibe cambios en el PBE

Los jugadores deberán esperar menos tiempo en un futuro para activar la opción

Una de las mayores problemáticas a las que se enfrentan los jugadores en cualquier videojuego online es a los jugadores inactivos, es decir, a los AFK. La inferioridad numérica en videojuegos como League of Legends puede suponer una derrota prácticamente automática. Por ello, años atrás Riot Games activó la opción del remake para que los jugadores no pudieran perder puntos por una injusticia. Ahora esta opción ha recibido cambios en el Public Beta Enviroment (PBE) para mejorar su rendimiento.

Tal como ha revelado en Twitter Spideraxe, moderador en Surrender at 20, ahora el remake necesitará menos tiempo para activarse. El tiempo de inicio se reducirá de los tres minutos al minuto y medio y la opción para usar la herramienta también durará más. En el caso de aprobarse los cambios en el PBE, en un futuro los jugadores de League of Legends contarán con 90 segundos en lugar de 30 para poder aprovecharse de la herramienta y no perder puntos en el caso de tener un AFK en su equipo.

La duración de la inactividad de los jugadores AFK es un aspecto clave para aplicar la opción de remake. Anteriormente estos jugadores debían estar desconectados durante tres minutos para que el resto del equipo pudiera aprovecharse de la herramienta. Sin embargo, ahora el tiempo se reducirá a 90 segundos para coincidir con el nuevo margen para activar la opción. Durante este tiempo Riot Games controla cuánto tiempo los jugadores están desconectados para calcular el minuto y medio total que permita activar el remake.

A lo largo de los años Riot Games ha aumentado los castigos sobre aquellos jugadores que se han desconectado. Herramientas como el remake nacieron evitar la pérdida de ELO, ya que anteriormente los jugadores no tenían opciones para evitar esa derrota. A no ser que tuvieran la partida de cara para ganarla, normalmente buscaban rendirse lo antes posible para no perder más tiempo. Los jugadores AFK son uno de los grandes retos de la desarrolladora junto a otros aspectos como la toxicidad o la fase de elección y bloqueo de campeones.