Síguenos
Foto de Michal Konkol para Riot Games

League of Legends

Orome: «Cuando KIYF terminó, Carzzy y yo nos prometimos que volveríamos a jugar juntos.»

Fuente: Inven Global

Escrito por: Lara Lunardi

Andrei “Orome” Popa tuvo sus raíces en otros juegos competitivos antes de que el League of Legends se convirtiera en un fenómeno mundial. Actualmente, el top rumano juega para MAD Lions, dividiendo su tiempo entre el primer equipo en la LEC y su equipo academia, MAD Lions Madrid, en la SuperLiga Orange.

El momento que le llevó a su carrera en LoL competitivo no vino sin un interés anterior por RTS StarCraft II, de Blizzard Entertainment. Había construido una red de jugadores de Elo alto, los cuales le empujaron hasta Master, el segundo rango más alto del juego. Con el tiempo, le enseñaron el MOBA de Riot Games y se enganchó de inmediato.

“Disfrutaba el juego más que del SC2, sinceramente, y empecé a spammearlo –en plan, spammearlo de verdad, como 10 horas al día,” recuerda el top.

En los primeros años de los deportes electrónicos en rumanía, cuando la escena era relativamente pobre, los jugadores tenían mucho interés y había muchos torneos. Incluso las competiciones que daban calderilla atraían a un gran público.

“En Rumanía, los torneos no se organizan mucho. Es gente al azar que va a un lugar al azar donde haya un cíber y juega un torneo por 20€ o algo así. En este sentido, no está muy desarrollado, pero podemos jugar cada fin de semana en algún sitio.”

Explica que, a pesar de la falta de apoyo profesional en el pasado, la escena creció hacia algo muy competitivo en términos de habilidad. La Romanian Esports League lleva desde entonces y, actualmente, está en su segunda temporada. Con una organización adecuada gracias a Riot Games, el premio monetario ascendió un poco a los 6.000€.

Más noticias:  ZaZee: "creo que ahora mismo soy un medio top 5"

En los primeros días de su carrera, Orome jugaba de tirador. Conforme fue progresando en la escena competitiva, el mejor equipo en la región le hizo una oferta con la condición de que tendría que jugar en el carril superior en vez de en el inferior. “Me gustaba más ser tirador, pero no podía rechazar la oferta,” y ahí se fue a practicar sus habilidades de duelista hasta que, con el tiempo, Splyce le hizo una oferta para jugar en Splyce Vipers, su equipo academia.

Orome
Foto: Riot Games

Descubriendo la competición

Orome recuerda que con nueve años participaba en competiciones de matemáticas, pensando para sí: “No sé si también es porque soy una persona competitiva o si esto desarrolló mi competitividad.” Su rendimiento académico estelar no duró mucho, hasta que se encontró con el LoL.

“Me dije que ser mejor en el LoL era 10 veces más divertido,” contó el top.

Según él, el conocimiento matemático se puede aplicar directamente al LoL: “Cuando aprendes matemáticas o ciencias lógicas, tienes que aprender a cómo aprender, si tiene sentido. Cómo gastar tu tiempo, memorizar tanto como te sea posible en el menor tiempo posible. Fue un gran paso para mí.”

Sin embargo, el interés de jugar de manera profesional tomó su tiempo en madurar. En StarCraft II, Orome buscaba builds de jugadores profesionales y gameplays para mejorar su rendimiento, pero la escena competitiva, la cual fue una de las primeras en desarrollarse, no le interesaba en particular. Aquello fue el inicio del desarrollo de estadísticas e información para aprender a cómo mejorar.

Más noticias:  El Schalke 04 recauda más de 5.000 euros en su campaña para la salud mental

Al preguntarle si tenía planes para llegar a ser profesional en League of Legends, recuerda: “Oh, no tenía ningún interés (risa). Sólo quería ser realmente bueno y la paga me vino. ‘Oh, por cierto, te podemos pagar un sueldo de 300€ si juegas para nosotros,’ y yo como ‘Ok, iba a jugar de todas maneras, pero gracias’.”

Orome y Carzzy
Fuente: Riot Games

Al quedar con los Leones para su almuerzo de domingo, Benedict pancakes, nuestra conversación giró hacia la trayectoria en la LEC de Orome, lo cual hizo que se abriera a hablar sobre el entorno del equipo con el que se ha encontrado en MAD Lions.

“En mi viaje a la LEC, jugué con Shas0w un par de veces en Italia. Jugué con Carzzy un año en KIYF. Humanoid es gran amigo mío y de Carzzy. Kaiser también se ha convertido en un gran amigo nuestro en el equipo, así que siento como que tengo una conexión emocional con todos en el equipo a un nivel muy profundo. El hecho de haber jugado con Shad0w y Carzzy me amplifica. Cuando KIYF terminó y me fui a MAD Academy –bueno, la academia de Splyce de aquella– y Carzzy recibió la oferta de BIG, hablamos y como que nos prometimos que volveríamos a jugar juntos porque nos queremos mucho.”

Conectar el equipo es algo que las organizaciones de deportes electrónicos suelen subestimar –aunque, ciertamente, menos ahora que al principio–, pero es discutible que forma gran parte del éxito de un equipo tanto dentro como fuera del juego. Los mejores equipos en occidente describen a sus compañeros como “familia”. Y esta misma vibra se ve en Orome y MAD Lions, un equipo que se llevó la medalla de bronce en el Split de Primavera de 2020 con una plantilla de cinco novatos, algo que casi nunca ocurre. “Queremos ayudarnos los unos a los otros, no queremos ganar solos la partida,” comentó Orome.

Más noticias:  Jensen sobre Nemesis: "está muy sobrevalorado"

“Siento como que si no tuviésemos entra gran conexión, nada de esto habría pasado. Cuando me fijo en otros equipos, siento como que algunos jugadores juegan para ellos y no estoy seguro de si sus compañeros fuerzan eso en ellos. Pero estoy seguro de que ocurre. Cuando tienen que sacrificarse para que alguien tome ventaja, no lo hacen porque o no confían en ellos o no les gustan, u otras razones. Pero esto nunca nos ha ocurrido a nosotros.”

APOYA ESPORTMANIACOS
Suscribiéndote:Usando nuestros afiliados:
twitch Amazon InstantGaming
Respuestas

Programa

Patrocinado por

Referidos

Más en League of Legends