CS:GO

La desgarradora historia de k0nfig tras confirmarse su salida de Astralis

El danés ha tenido que pasar por dos operaciones

Las rumores que publicó hace semanas Jaxon sobre una pelea de k0nfig en Malta eran ciertos, pero fue algo más que eso. Astralis confirmó este lunes la rescisión de contrato de Kristian “k0nfig” Wienecke por «circunstancias personales». Minutos más tarde, el danés publicaba un duro TwitLonger explicando su versión de los hechos de la pelea mencionada por Jaxon días antes. Kristian ha confesado haber estado cerca de morir aquella noche en Malta, pelea que le ha provocado dos operaciones y un futuro incierto en los deportes electrónicos.

El 20 de septiembre Astralis confirmaba la grave lesión de tobillo de k0nfig, fractura que le impediría estar en el RMR europeo, momento más importante de la temporada. Una semana después, Jaxon aseguraba que esta lesión se habría producido tras una pelea en Malta después de caer eliminados de ESL Pro League 16. La organización danesa se ha quedado finalmente sin Major de Río y es, junto a G2, la ausencia más destacada del evento. Después de este duro golpe para el histórico club, se ha confirmado la salida del danés tras rescindir su contrato. Esta inesperada salida ha permitido a k0nfig contar su versión de los hechos de una noche trágica para el jugador de 25 años.

El danés llegó treinta minutos después a la discoteca en la que estaban sus compañeros ya que había parado a comer algo, por lo que estaría solo durante toda esta historia. El portero del club, tras insultarle, escupirle y pedirle 5.000€ para entrar, le propinó una patada en la cabeza que le dejó en shock además de torcerle el pie al caerse por las escaleras. La pelea continuó minutos más tarde en otra ubicación, algo que provocó nuevas fracturas en las piernas del danés y graves heridas en la cara. “Estaba tan asustado que pensaba que iba a morir», asegura k0nfig en su desgarradora historia. El ex jugador de Astralis confiesa que debería haberse ido tras el primer conflicto y se arrepiente de la decisión que tomó.

La pelea le ha provocado varias fracturas en la pierna que le han hecho pasar por el quirófano hasta en dos ocasiones. Kristian quería regresar a Dinamarca para recuperarse, algo que costó enormemente. Cabe destacar que el agresor dio positivo en un test de drogas, mientras que el jugador no. Ansiedad, noches sin dormir y el sentimiento de culpa han atormentado al danés durante estas complicadas semanas. A pesar de que estará muchos meses fuera del servidor, Kristian no se rinde y asegura que quiere volver a la competición en un futuro. Su recuperación tanto mental como física ha comenzado y, tras disculparse y agradecer todo el apoyo, deja un importante mensaje: La violencia no resuelve nada. ¡Nunca vale la pena!.