Valorant

Un exjugador de G2 Esports es el primer «import» europeo de la historia del Sudeste Asiático

Pyth ha anunciado su retorno a la competición de la mano de Bleed

Jacob Mourujärvi «pyth» se ha convertido en el primer jugador europeo de la historia de VALORANT que jugará en el Sudeste Asiático. El jugador sueco jugará en 2022 en Bleed, equipo localizado en Singapur. El exjugador de G2 Esports volverá a competir en el próximo VALORANT Champions Tour (VCT) tras estar inactivo durante la segunda mitad de año. Como jugador profesional de Counter-Strike: Global Offensive (CS:GO) llegó a competir en América del Norte de la mano de conjuntos como Chaos, sin embargo, esta supondrá su primera aventura en oriente.

Pyth volverá a la escena competitiva en 2022 de la mano de Bleed. El jugador sueco estuvo durante la segunda mitad de año en el banquillo de G2 Esports tras los malos resultados conseguidos durante la primera fase. De equipo de VALORANT de G2 de 2020 sólo se mantuvo Óscar Cañellas «mixwell«, en cambio, el resto de miembros fueron sustituidos. El exjugador profesional de CS:GO pasó a ser agente libre el pasado mes de noviembre pero no ha sido hasta mediados de diciembre cuando ha hecho oficial su cambio de equipo.

Bleed es un conjunto de Singapur que, al fichar a pyth, ha dado una de las grandes sorpresas del mercado de fichajes de VALORANT. La incorporación del sueco supone la llegada del primer import europeo al Sudeste Asiático dentro de la historia del shooter de Riot Games. Aunque por el momento el jugador sigue en Suecia, cuando llegue enero se trasladará a Singapur para competir junto al resto de sus compañeros de equipo.

Más allá de la sorpresa que ha supuesto la incorporación de pyth a un equipo del Sudeste Asiático, el movimiento ha generado algunas dudas. Una de las principales es la barrera lingüística, no obstante, ese no debería ser a priori un motivo de preocupación para el jugador sueco. El inglés es junto al chino, el malayo y el tamil uno de los cuatro idiomas oficiales de Singapur. Por lo tanto, a priori los miembros de la plantilla podrían comunicarse sin problemas en inglés.