Videojuegos

Los 8 shooters más decepcionantes de los últimos años

Shooters que levantaron Hype y decepcionaron: Wolfenstein, Rage y Brink, entre otros

Desde la redacción de ESPM nos aventuraríamos a decir que, de momento, los FPS (First Person Shooter) o Shooters; esos donde el jugador se desenvuelve en el videojuego desde un punto de vista en primera persona, son los que engrosan el mayor catálogo de referencias dentro del gaming tras el arcade.

Tal es así que, a lo largo de la Historia, han habido algunos títulos sublimes y, por ende, también otros tantos no tan afortunados cara al público o su fanaticada. O, al menos, repasaremos algunos que generaron mucha expectativa pero no terminaron por cumplirlas.

En este post toca hurgar en la llaga… no seremos buenos ni tendremos compasión. Estos son algunos los videojuegos Shooters que, bajo nuestro punto de vista, pudieron haber hecho más por resolver su durabilidad en el tiempo y jugabilidad:


1) Wolfenstein: Youngblood

Lo mejor que pudieron hacer los compañeros de MachineGames y Arkane Studios fue aclarar que este Youngblood, no sería la secuela natural o, en definitiva, no era Wolfestein III. Y menos mal que se preocuparon en hacerlo… porque, desde luego, dista mucho de la calidad de sus predecesores en la Saga, eso amortiguó el golpe de la caída por la decepción que supuso al público gamer y fan de esta serie.

Con una Historia francamente pobre y decepcionante, un sistema de botines forzados, mecánica rol implementada, el enfoque de Mundo semiabierto… entre otras decisiones, hicieron que el ritmo de juego se vieran seriamente comprometidos. ¿Qué sucederá con Wolfestein III?¿Cuándo lo tendremos disponible?


2) Rage

En segundo lugar, hablaremos de Rage… título de id Software.

Ocurre que id Software venía de cosechar un tremendo éxito con el remake del mítico DOOM y, su secuela estelar, DOOM Ethernal. Esto no fue suficiente para que, hace aproximadamente una década atrás, la desarrolladora atravesase una mala racha en cifras y ventas. Es por lo que nació Rage.

Fue un videojuego que pudo ofrecer mucho… pero que, definitivamente, no cumplió las expectativas que los usuarios tenían de él. Un Mundo monótono y vacío, y una Historia poco interesante hicieron que el shooter quedase en el olvido y que, de la misma forma, no se recibiera con mucha expectación su segunda parte.


3) Brink

Desde luego, Splash Damage tenía todos los elementos para hacer de este Brink algo muy especial en los FPS: un entorno vibrante, disparos, movimientos parkour… pero, también pecó de salir antes de tiempo del horno.

Finalmente, el combate carecía del frenetismo y acción que querríamos habernos encontrado en un shooter, su modo campaña fue bastante decepcionante y, además, estuvo plagado de algunos problemas técnicos.

Un juego que evidentemente tenía mucho potencial a nuestro juicio, pero que se desperdició con una ejecución deficiente.


4) Cyberpunk 2077

Dentro de esta enumeración, de los más recientes… así que seguramente, estés familiarizado con Cyberpunk y sus problemillas.

La gran apuesta de CD Projekt que, tras The Witcher 3, aseguró que su próximo lanzamiento marcaría y sentaría la industria de la misma manera que el tercero de la Saga. Prometió un videojuego de tornas «GTAinmersión» y reacciones dinámicas, excelentes misiones y una gran mecánica de juego de rol.

Y si… pero no. Tanto hype y bombo publicitario hicieron flaco favor al lanzamiento del shooter, que no solo se vio condicionado también por algunos retrasos, sino por no satisfacer las expectativas del jugador: mala jugabilidad, bugs de todo tipo, por momentos repetitivo… hicieron que también se dejara muy de lado y perdiera todo el interés.


5) Duke Nukem Forever

A raíz de la revolución que id Software supuso en la categoría FPS en los años 90, se empezaron a  desarrollar muchos títulos que les tomaron por ejemplo, dejando maravillas como la de 3DRealms: Duke Nukem 3D.

En 2009, tras numerosos retrasos, cambios en el motor gráfico y 14 años de supuesto desarrollo, la compañía 3DRealms anuncia que abandona el que iba a ser el retorno de la franquicia: Duke Nukem Forever; siendo un año después cuando se dio a conocer que Gearbox Software seguiría con el trabajo.

Después de todo… y pese sus numerosos retrasos, no complació a los que con desidia seguían esperándolo con ganas. Pobres gráficos, bugs múltiples y una Historia pesada y pobre hicieron que se quedara en el olvido.


6) Alien: Colonial Marines

Con este Colonial Marines, desde luego tampoco se lució su desarrolladora… Gearbox Software. Si que es cierto que tampoco lo hizo mucho peor que con Duke Nukem Forever.

Un juego que, aunque podía causar cierto hype entre los seguidores del agresivo extraterrestre, sufrió un gran downgrade en sus gráficos y, pese a ello, tampoco tenía una jugabilidad buena y fluida. Lejos de ello, predomina una IA pobre, unos combates insulsos y fallos de juego que lo hacían prácticamente imposible de jugar sin pillarse algún que otro berrinche.

Si H.R. Giger levantase cabeza…


7) Fallout 76

Desde su nacimiento, Fallout es un videojuego shooter y supervivencia donde los jugadores pueden conocer personajes extraños y bizarros en paisajes postapocalípticos, además de emprender misiones memorables y crear momentos inolvidables gracias su mecánica emergente.

Pues bien… Fallout 76 elimina todo ese entramado. No hay NPC’s (Non Playable Character), su diseño de misiones es decepcionante por momentos, y reúne una amplia gama de problemas técnicos que iban rebasaban la línea de lo tolerable.

Afortunadamente, Bethesda logró parchear con algunas actualizaciones la mayoría de ellos, pero no fue óbice para que el juego se tuviera prácticamente por acabado después de su pésimo lanzamiento.


8) Star Wars Battlefront

Después de algunos títulos de la Saga como el Jedi Academy, era imcomprensible pensar en un mal título de parte de DICE con esta temática.

Ocurre que DICE y EA dieron bastante más importancia de la que, creemos, debería haberle dado a la marca Star Wars; lo que comprometió con creces la jugabilidad y entretenimiento que proponía el videojuego.

Quedó así muy comprometido, y no solo su modo individual fue nulo, sino que las ofertas multijugador fueron muy reducidas, abusando además del contenido de pago en unos de los momentos en que las políticas de monetización de EA eran bastante agresivas.

En definitiva… un título que tampoco parece que mejorase su recepción con la secuela del mismo.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
ESTAMOS EN DIRECTO
ESTAMOS OFFLINE