Fighting Games

Shanks vuelve al EVO con el objetivo de hacer historia

Shanks y un torneo para destacar

El barcelonés Joan Namay ‘Shanks‘, el jugador de videojuegos de lucha referente en España, representará nuevamente al club de esports malagueño Giants en el EVO 2022 que se celebra del viernes 5 al domingo 7 de agosto en Las Vegas (Estados Unidos) y que va a reunir a más de 8.000 participantes. El catalán viaja con la intención de superar la marca que consiguió en el EVO del año 2019, un cuarto puesto que fue todo un acontecimiento histórico para los esports nacionales y, hasta el día de hoy, el mayor hito logrado por un jugador español de fighting games. Shanks compite en Dragon Ball FighterZ.

El Evolution Championship Series (EVO) es el evento por excelencia de los videojuegos de pelea. En este torneo se congregan miles de personas provenientes de decenas de países movidos por el ánimo de coronarse como el indiscutible campeón del planeta. Aunque hay majors y otras citas internacionales muy potentes, como el CEO o el Combo Breaker, el EVO es considerado como el gran Mundial de los juegos de lucha.

Se compite en nueve fighting games diferentes. Street Fighter V, Guilty Gear Strive, Mortal Kombat 11 Ultimate, Tekken 7, KOF XV, Melty Blood: Type Lumina, Granblue Fantasy Versus, Skullgirls 2nd Encore y el mencionado Dragon Ball FighterZ, la especialidad de Shanks, buscan nuevo rey. Un total de 8.049 personas de 63 países diferentes se han inscrito para darse de palos en el Michelob Ultra Arena de Las Vegas. El EVO es propiedad de la multinacional Sony y lleva dos años sin poder celebrarse a causa de la pandemia de coronavirus.

Para Shanks (Barcelona, 1992) se trata de su segunda vez en Las Vegas, la segunda con Giants, club al que pertenece desde 2018. «Voy con muchas ganas de volver a este torneo y hacerlo bien, sobre todo por las expectativas, que están altas. Quiero superar la marca del anterior EVO en esta ocasión. Ganar es la intención, y si no, hacerlo lo mejor posible», destaca Shanks, que viaja este miércoles rumbo a Estados Unidos. Su recorrido se concentra en la jornada del sábado. Durante ese día, su equipo formado por Janemba, Cell y Vegeta intentará hacer otra machada.

No va a ser fácil. Enfrente tendrá rivales de la talla del francés Wawa, el número 1 de la actualidad y el niño maravilla del Dragon Ball FighterZ. Otros como Ikoan (Japón) y Kayne (Francia) pueden toparse en su camino hacia el top 8. También hay que contar con los norteamericanos. El último ganador del EVO fue el japonés GO1, vencedor en aquel torneo tras un encuentro mítico frente al estadounidense SonicFox, de los más populares y prestigiosos profesionales de los videojuegos de lucha a nivel mundial en la actualidad. GO1 no viajará en esta ocasión al EVO.

shanks
Fuente de imagen: Bandai Namco / Vexanie

EVO 2019… y mucho más

No se puede hablar del EVO sin recordar lo conseguido por Shanks hace tres años. Su victoria contra Apologyman es historia de los esports españoles y uno de los momentos más emotivos que ha vivido la escena competitiva patria. Esa partida, su paso al top 16, rompió una barrera. No se detuvo ahí, sino que llegó al top 4.

La pandemia provocó un parón de año y medio en los torneos presenciales y retrasó por un tiempo bastante largo los planes de Shanks, que sin embargo ha cosechado éxitos y buenos resultados en los últimos meses: clasificado para el World Championship de Dragon Ball, segundo puesto en el Stunfest, noveno puesto en el Combo Breaker, segundo puesto en el CEO y octavo en el citado World Championship.

Además, el barcelonés ha tenido que superar adversidades y una lesión que incluso le cambió la forma de desenvolverse en partido. Acostumbrado a jugar con el stick, un problema con un dedo le obligó a tener que competir con mando. Un cambio de periférico para un profesional de los videojuegos no es baladí.

Espera el EVO a un Shanks que acude con las miras altas para alzarse con un resultado exitoso que, de cumplirse, supondrá otro hito para los esports españoles.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba