Videojuegos

Récord mundial de Elden Ring: lo terminan en menos de 20 minutos

Elden Ring, donde lo imposible es posible

Elden Ring, la obra magna de FromSoftwareHidetaka Miyazaki un superventas que ni el más optimista se imaginaba lograría alcanzar las cotas de éxito que este ha tenido en sus primeras semanas. Cifras históricas, como histórico está siendo todo lo que está logrando alrededor del juego comunidades como la del speedrun, que semana tras semana sigue sorprendiéndonos con registros de auténtica locura. ¿Lo último? Superar el juego en menos de 20 minutos, lo que supone un récord mundial.

Se trata de Distortion2, un speedrunner que ha conseguido superar Elden Ring en nada más y nada menos que 18:57 minutos, la partida más rápida del mundo. Tras múltiples intentos, terminó logrando lo imposible, en una partida en la que tan solo cuenta llegar al final, sin ningún otro objetivo. Lo importante es acabar viendo los créditos del juego, y os preguntaréis, ¿Cómo es posible? Usando un habitual de parte de la comunidad del speedrun, los glitchs, o fallos del propio juego que estos jugadores usan a su favor para atajar el máximo posible y llegar a su final.

Distortion 2 ha superado el anterior registro por casi 20 minutos de diferencia. Una absoluta locura.

Elden Ring no deja de sorprender

Desde su lanzamiento, Elden Ring ha sorprendido a crítica y jugadores, ningún jugador ha quedado indiferente ante la última obra de FromSoftware Hidetaka Miyazaki. La enorme profundidad del juego, las casi infinitas posibilidades y la perfección de una fórmula soulslike que lleva más de una década destacando en la industria del videojuego.

Exploración, sorpresas y, por supuesto, los dos frentes que más tienden a explotar este tipo de juegos: speedrunnersno-hitters. Dos comunidades que convierten un juego single player en un título competitivo, una forma llena de adrenalina en la que se exprime el juego en alguna o varias de sus formas. Conforme pasan las semanas, estas nos sorprenden cada vez más, ¿dónde estará el límite? Ya estamos en menos de 20 minutos, y la sensación es que todavía se puede recortar más ese tiempo.