League of Legends

El nuevo modelo de G2 Esports acaba con el mejor premio

Los samuráis vuelven a proclamarse campeones de Europa al ganar por 3-0 a Rogue en la final del Spring Split de la #LEC

2021 fue un año en el que G2 Esports bajó los pies a la tierra. Mejor dicho, le obligaron a hacerlo de un agarrón en forma de malos resultados. Todo aquello que indicaba que el club mostraría la versión más dominante de la historia de la League of Legends European Championship (LEC) acabó en la mayor decepción. Dada la temporada vivida, G2 optó por cambiar de modelo de cara a 2022. En lugar de fichar superestrellas se hizo con dos jugadores experimentados tanto en la élite como en las ligas regionales junto a un rookie. Las incorporaciones se hicieron en función del rendimiento mostrado en las pruebas, algo que generó dudas al inicio del Spring Split. Sin embargo, los samuráis han ratificado que estaban en lo cierto al proclamarse campeones de Europa después de ganar por 3-0 a Rogue en la final.

La final representaba una victoria para el buen hacer visto a lo largo del Spring Split de la LEC. Como decía Rodrigo Domingues, analista de G2 Esports, los dos equipos que estaban peleando por el título de campeón eran aquellos que habían destacado en scrims y que habían sido extremadamente criticados por sus cambios en la plantilla. El recorrido en los playoffs generó dudas sobre quién se coronaría campeón. Cuando Rogue superó a Fnatic para meterse en la final parecía que esta vez sí lo conseguirían, pero la racha de G2 en el cuadro inferior puso en duda dicha afirmación. Los samuráis también le endosaron al conjunto naranja un 3-0 para meterse en la pelea por el título, acumulando un récord de 9-0 en el lower bracket. Por lo tanto, el espectáculo estaba servido.

Encara caPs, encara caPs, encara caPs…

La mejora radical de G2 Esports en el cuadro inferior se desgrana en distintos aspectos. La versatilidad de Sergen Çelik «Broken Blade» para ejercer distintos roles, la mejoría del dúo jungla-medio y cómo todo el equipo ahora sí funciona mucho mejor alrededor de la calle inferior. Sin embargo, la final ha estado completamente determinada por el rendimiento de Marcin Jankowski «Jankos» y Rasmus Winther «caPs«. El mejor jungla de la historia de occidente denegó en todo momento a Kim Geun-seong «Malrang«. En cambio, al medio danés simplemente no le daba la gana perder por primera vez una final regional. «Claps» apareció en la Grieta del Invocador, como si hubiera absorbido la energía del público presente en el estudio de la LEC para traducirlo en dominación.

El primer mapa fue una partida ejemplar sobre cómo ejercer un efecto de bola de nieve. Jankos le sirvió en bandeja a caPs la primera sangre al jugar bien con la niebla de visión y a partir de ahí el danés vio oportunidades de escaramuzas intangibles para la mayoría de jugadores. El medio demostró la grandeza de su nivel mecánico y el poderío de Ahri reconvirtiendo situaciones de desventaja numérica en peleas favorables para G2 Esports. El control de los samuráis sobre los objetivos era total. Rogue no podía hacer nada y cuando intentó iniciar sobre G2 para evitar que consiguieran el Alma del Dragón Infernal. Lo único que consiguió fue el 1-0 en contra.

Rogue dejó atrás el Rumble para Andrei Pascu «Odoamne» para cambiar de planteamiento, pero G2 Esports se reforzó mucho más en todos los aspectos. La composición de los samuráis siempre superaba a la de los roguetianos y en combinación con un buen nivel mecánico supuso una ampliación de la ventaja. El segundo mapa siguió un guion similar al del primero, pero se torció al completo con la tentativa de Rogue en el Barón Nashor. Lo consiguió a cambio de la vida de tres de sus jugadores, algo que G2 aprovechó para condicionar todo alrededor del Alma del Dragón.

Vistos en la misma situación -en esta ocasión con el de montaña- fue una genialidad de caPs la que sentenció de nuevo a Rogue. La situación era de inferioridad numérica para los roguetianos, pero con Emil Larsson «Larssen» y Markos Stamkopoulos «Comp» vivos, la esperanza de hacer la jugada heroica estaba viva. Sin embargo, quien la hizo fue el medio danés. En una cuestión de milisegundos anuló el intento de iniciación de Larssen con Azir gracias al paquete de Corki. Una reacción de genio digna de una narración del periodista Joaquim Maria Puyal. Posteriormente Odoamne y compañía intentaron volver a iniciar sobre G2, pero su inferioridad era demasiado grande. G2 sumó el 2-0 y se puso más cerca de cerrar el récord perfecto en el lower bracket.

G2 Esports no olvida su idiosincrasia en su hacer

En la tercera partida fue Rogue quien se impuso en los compases iniciales. Malrang si consiguió dar con la tecla porque el objetivo era muy claro: acabar con el tetón. Víctor Lirola «Flakked«, que llegaba a la final mostrando un rendimiento espectacular en las finales, fue el objetivo principal de los roguetianos. Sin embargo, estos pagaron el exceso de castigo con muertes concedidas a favor de G2 Esports. A pesar de contar con Twisted Fate, caPs siguió siendo extremadamente móvil con Ahri porque estaba reviviendo su mejor nivel. Parecía que Rogue sí podía alargar la serie, pero G2 no lo permitió.

A pesar de que la nueva «forma de hacer», a ninguno de los integrantes se le había olvidado cuál era la idiosincrasia de G2 Esports. Quién mejor que unos bad boys para mantener el trauma de un equipo que en los dos últimos dos años se ha quedado a las puertas de la gloria. Qué selección es más representativa de dicho carácter que el Pyke de Raphaël Crabbé «Targamas«. Conseguir que la derrota rival sea más dolorosa haciendo que la sentencia final llegue en forma de remontada tras una pausa. Rogue erró para acabar con la Ahri de caPs, Larssen pecó de impaciente para acabar con él y a costa de la vida del medio los roguetianos pagaron con tres de sus vidas. En aquel momento G2 hizo la final suya, ahogando poco a poco a sus rivales hasta que se cansó.

Con esta victoria G2 Esports ha recuperado sus antiguas costumbres: la de ser una organización campeona. Jankos ha ratificado en los playoffs su estatus de leyenda junto a caPs. Además, el medio volvió a mostrar por qué es uno de los pocos que puede estar en la misma mesa que Lee Sang-hyeok «Faker«, estrella de T1. El danés no ha perdido ninguna final disputada de la LEC y ahora está a un título de Luka Perkovic «Perkz«, medio de Team Vitality, de ser el jugador más laureado de la historia de Europa.

Flakked ha recogido el testigo de Javier Prades «Elyoya» como campeón de Europa en su primera temporada en la élite y Targamas ha ratificado por qué las ligas regionales se le quedaban cortas. Broken Blade ahora es el primer jugador que primero gana la League of Legends Championship Series (LCS) y después la LEC. Además, todos estos títulos del top llegan años después de ganar en Turquía. Independientemente de las historias a nivel individual, el éxito de G2 Esports es un premio por hacer autocrítica tras el desastroso 2021. El trofeo de campeón es una recompensa al buen hacer por el que el club apostó a inicios de año.