Valorant

El campeonato de la resiliencia

Acend es el primer campeón mundial de la historia de VALORANT tras vencer a Gambit Esports por 3-2 en la final del Champions

Vladyslav Shvets «Kiles«, jugador de Acend, lloraba como a un niño tras la baja definitiva. La última bala que le endosó a Igor Vlasov «Redgar«, in-game leader (IGL) de Gambit Esports, suponía un punto y final a un torneo que no empezó de la mejor manera posible. Tampoco fue sencilla la final, que consistió en un ejercicio de supervivencia de principio a fin. El llanto de alegría significaba que el «Año I» de VALORANT como deporte electrónico contaría con el nombre del conjunto europeo. Ser la primera medalla de oro mundialista suponía que su trabajo, como decía Roy Batty en Blade Runner, no se perdería como lágrimas en la lluvia. Tras un reñido encuentro de cinco horas de duración, Acend se ha proclamado el primer campeón mundial de la historia del shooter de Riot Games al vencer a Gambit por 3-2 en la final del VALORANT Champions.

Acend se inscribió en los diccionarios como sinónimo de la palabra resiliencia tras superar un inicio turbulento provocado por un exploit de Vivo Keyd. El conjunto europeo tuvo que esperar a las indecisiones arbitrales para poder sumar su primera victoria en un partido que, de no ser por el error, hubiera destacado por la superioridad brasileña. Sin embargo, Kiles y compañía fueron capaces de reponerse mentalmente durante el resto del torneo. Un 2-0 contra Team Envy para superar la fase de grupos y otro ante Team Secret para dejar atrás los cuartos de final lo ratificaban. Más sorprendente fue el mismo resultado ante Team Liquid, presumiblemente uno de los equipos con más firepower de todo el mundo gracias a la genética de la familia Benrlitom.

Para la final el campeón de la Rising Series también tuvo que hacer frente a más corrientes a su contra. Las semifinales entre Gambit Esports y KRÜ Esports finalmente significaron un cuchillo de doble filo. Si bien es cierto que fue uno de los mejores partidos de la historia de VALORANT, ese mismo hecho provocaba que el público se avanzara a la odiosa muleta de «la final ya se jugó». Parecía que, ante la calidad individual de Gambit, Acend tenía los días tan contados como los replicantes. De ahí que Ulises Prieto, comentarista de la Liga de Videojuegos Profesional (LVP), se enfadara al ver que Kiles no recibía una parte de ese gran cariño que KRÜ sí obtuvo. Finalmente eso dio igual porque el conjunto europeo resistió los golpes del club ruso para asestar el KO definitivo.

Una victoria por el mapa correspondiente

La serie arrancó con el Breeze elegido por Gambit Esports, donde Acend no se desempeñó excesivamente mal en los primeros compases. Un 4K de Aleksander Zygmunt «zeek» -otro resiliente de la escena europea tras su salida de G2- en la cuarta ronda demostró que su equipo había llegado para hacerse con el trofeo. Como defensor el conjunto europeo estaba dejando completamente frío a la organización rusa en el tan caluroso mapa. Sin embargo, las tornas se giraron con el cambio de bando. Ayaz Akhmetshin «nAts» despertó y dominó defensivamente con Viper, con la que hizo de ancla. Gambit se hizo con ocho rondas seguidas -muchas de ellas con 3K de su estrella- para adelantarse en el marcador.

Después del recital defensivo de Gambit Esports era turno del Ascent seleccionado por Acend. Tan cierto era que el primer mapa de Kiles y compañía había sido una decepción al no aprovechar la ventaja como que no afectó para nada en el segundo. Acend se envalentonó en ataque, aprovechó que no todos los rivales saben cómo jugar ante KAY/O y sumó siete valiosas rondas. Posteriormente Patryk Kopczynski «starxo» y Santeri Sassi «BONECOLD» fueron un muro en defensa que rentabilizó el trabajo anterior. Ni las ecos ni las bonus se les resistieron. Gambit intentó revolverse cuando su oponente se encontraba a punto de mapa, pero de poco sirvió. El campeón de la Rising Series, decidido a resistir como lo había hecho durante todo el torneo, forzó el empate.

El baño de sangre de Gambit, la reaparición de cNed y la resistencia de Acend

Sheydos fue el jugador de la final que más miró el trofeo del VALORANT Champions | Foto de Michal Konkol vía Riot Games

A Gambit Esports no le gustó nada el empate y decidió acelerar en Fracture, su segunda y última elección. Allí el club ruso sacó toda la artillería pesada: nAts y Timofey Khromov «Chronicle» -que sacó el quinto Brimstone del torneo- completamente desencadenados. Akhmetshin llegó a plantarse con 16 bajas y ninguna muerte a su favor hasta la decimoprimera ronda, donde se acabó su racha. Chronicle, todo un auténtico todoterreno, hizo méritos para ser considerado el mejor jugador del torneo. Gambit dominó a Acend cerrando el mapa más reciente de VALORANT con un 13-3 a su favor. El conjunto europeo sólo pudo anotar una ronda como defensor y dos como atacante. La organización rusa sabía que era tan superior que incluso Redgar se animó a imitar el famoso baile de starxo, que le siguió sabiendo que no le quedaba otra después de semejante baño.

Después de tal superioridad Gambit sintió suyo el trofeo de campeón del VALORANT Champions. Icebox era un mapa elegido por Acend, pero teniendo en cuenta los espacios tan cerrados del mapa, la situación pasó a ser un 50/50. Sin embargo, con lo que no contó el conjunto ruso fue con el retorno de Mehmet Yağız İpek «cNed». El turco afinó la puntería con el Operator junto a su famosa Jett y fue junto a la Reyna de zeek el factor diferencial. El mapa se decidió por el bando defensivo (seis rondas para ambos equipos) y llegó a la prórroga. Allí los europeos no tuvieron piedad para forzar el quinto mapa. Llegados a Split se repitió la tónica habitual en el campeonato: equipos «estándar» como atacantes pero sobresalientes en defensa.

Sin embargo, Acend contó con la baza de tener al trío cNed-starxo-zeek en el mejor estado de forma dentro del contexto más necesario. Eso habilitó que, a diferencia de Gambit, el conjunto europeo se desarrollara bien como atacante. Incluso la suerte estuvo de su lado al provocar que algunos clutches de los rusos fueran inútiles por la falta de tiempo para desactivar la Spike. Ya en el tramo final starxo y cNed fueron decisivos con un asesinato doble y triple respectivamente para poner el 13-8 final y, por lo tanto, el 3-2 definitivo. Kiles cerró la final con una baja sobre Redgar para deshacerse de toda la resiliencia que el equipo cargaba sus espaldas. El VALORANT Champions era suyo y sus lágrimas un catalizador de la alegría que suponía hacerse con un trofeo que por momentos parecía que no estaba hecho para ellos.