League of Legends

La vida después de G2 y Fnatic es esto

MAD Lions se proclama bicampeón de la LEC superando al conjunto naranja por 3-1 en la final del Summer Split

Hasta ahora la historia del League of Legends europeo no se entendía sin Fnatic o G2 Esports. Antes de 2021 Alliance había sido la única excepción a la norma, por lo que pensar «cómo sería la vida» sin ambos equipos generaba ansia y pánico entre los seguidores de la competición. La región tuvo que esperar hasta este 2021 para que un nuevo equipo saliera al paso. MAD Lions se alzó con el trofeo de campeón del Spring Split de la League of Legends European Championship (LEC) en una final inédita. Pero teniendo en cuenta el historial del Viejo Continente, el verdadero reto era demostrar este verano que el club no era un espejismo. Finalmente los leones han ratificado que la vida después de las antiguas dinastías lleva su nombre al vencer por 3-1 en la final del Summer Split al conjunto naranja, precisamente uno de los antiguos reyes.

MAD Lions llegaba a la final como claro favorito por lo demostrado en playoffs. Los leones se deshicieron de G2 Esports y Rogue por 3-1 y 3-0 respectivamente, resultados ya de base destacables pero que sobresalían mucho más por el nivel visto de la Grieta del Invocador. La organización española tenía delante a un Fnatic que al principio tenía más fe que posibilidades de llegar a la última serie. Sin embargo, a medida que el club británico avanzaba a través del cuadro inferior y dejaba atrás a Team Vitality o Misfits Gaming sus probabilidades empezaban a crecer exponencialmente junto a sus esperanzas, cada vez más grandes. El conjunto naranja ratificó el momentum contra G2, del que se deshizo tras años de derrotas en las finales, y posteriormente se desquitó de los roguetianos para llegar a una serie que, además de ser una consecuencia de su trabajo, tenía sabor a premio.

Un baño de sangre para inaugurar la final

Fnatic llegaba con el early game como principal baza para defenderse a la furia de los leones, algo que se ratificó una vez ambos equipos aterrizaron a la Grieta. MAD Lions apostó inicialmente por una composición 1-3-1 mientras los británicos confiaban en las cazadas sobre el rival, algo que les mantuvo vivos. Los campeones también mostraron las revoluciones alteradas, pero dentro de la anarquía del baño de sangre mantuvieron la ventaja de torres y objetivos. Llegados al mid game el encuentro fue un «pilla-pilla», pues los dos equipos se dejaban espacio en las peleas para poder girarse al mínimo error posible. No obstante, el conjunto naranja fue quien cometió el paso en falso: un intento de Barón Nashor en el minuto 25 acabó en asesinato cuádruple de Marek Brázda «Humanoid» con Ryze. A la media hora MAD remató la faena con un ace para adelantarse en el marcador.

Llegados al segundo mapa MAD Lions se confió al dejar abierto el Twisted Fate de Yasin Dinçer «Nisqy«. Fnatic no dudó ni un instante en seleccionarlo, pero el comodín que sorprendió a los leones fue la Vayne de Elias Lipp «Upset«. El conjunto naranja ejecutó un efecto de bola de nieve desde el primer instante, en el que ya sacó dos asesinatos en la calle inferior a nivel uno. Un dive al minuto cinco con todos sus integrantes en la bot lane era un reflejo del carácter combativo de los británicos. Quien obligó a luchar más a los antiguos reyes fue Javier Prades «Elyoya«, que inicialmente robó un Dragón de Océano para evitar el Alma de sus rivales y posteriormente el Barón Nashor. De todas formas, cuando la remontada parecía posible un shut down sobre Matyáš Orság «Carzzy» acabó con un asesinato triple para Upset y con las tablas.

MAD Lions ratifica su año de dominación regional

El cambio de guion que realmente ningún seguidor de la LEC se esperaba era que los dos finalistas se dieran cierta tregua en el tercer mapa. La serie al mejor de cinco vivió durante dicha partida una calma muy tensa que se rompía cada vez más a medida que llegaba el ecuador. Tres asesinatos a favor de MAD Lions antes de los 20 minutos aceleraron el camino hacia el 2-1 y un Barón Nashor lo sentenció. Gabriël Rau «Bwipo» intentó replicar los robos de Elyoya, que con una excelsa actuación con Lee Sin demostró quién era el jungla que mandaba en la Grieta. Los leones se mostraron agradecidos con un gran İrfan Berk Tükek «Armut» que dominó de principio a fin con Gangplank al Cho’Gath de Adam Maanane «Adam» y lideró los últimos dos aces para colocarse a punto de partido.

Finalmente la serie se cerró con un MAD Lions que aceleró y, sin mirar atrás, aumentó el ritmo para conseguir su segundo trofeo de campeón europeo. Con una zona superior de la Grieta marcada con líneas favorables los leones fueron a por el efecto de bola de nieve. De poco valía que Fnatic consiguiera rascar constantemente asesinatos mediante las iniciaciones de Zdravets Illiev «Hylissang«, la organización española estaba haciendo lo que le daba la gana. Con muchas torres del conjunto naranja destruidas el mapa estaba roto y a favor del club que finalmente ha acabado ratificando su dominación regional en 2021.

Un techo que todavía está pendiente de descubrir

Si bien es cierto que anteriormente aterraba e ilusionaba al mismo tiempo pensar en una posible vida sin G2 Esports y Fnatic como dominadores, dentro de la alegría que ha supuesto MAD Lions para el Viejo Continente en este 2021 nadie se esperaba la gran cantidad de sorpresas que el equipo cargaba. A inicios de año era impensable que el primer fichaje procedente de la Turkish Championship League (TCL) fuera a encajar tan bien. Tampoco que la bot lane compuesta por Carzzy y Norman Kaiser «Kaiser» florecieran tanto en playoffs tras malas fases regulares como si de Paul Boyer «sOAZ» se tratara. El buen trabajo del cuerpo técnico del club no sólo se ve reflejado en los resultados, también en la progresión de Humanoid, que ha pasado de ‘tapado’ e ‘irregular’ a ser indiscutiblemente el mejor medio de Europa.

No obstante, el fenómeno más sorprendente no deja de ser el de Elyoya. Parafraseando precisamente a otro Javier, Javier Prades ya es único, un icono del puto League of Legends. Ni siquiera los seguidores más acérrimos esperaban que el jungla pasara de dominar la máxima competición europea de un año a otro como si de una liga nacional se tratara. De hecho, el propio jugador le ha arrebatado este privilegio a Adam al mismo tiempo que se une a un selecto club de cinco jugadores que se han proclamado bicampeones en su primer año en la élite. Ahora sólo queda esperar a los próximos Worlds para observar cuál es el techo de la nueva dinastía europea. La vida sin G2 ni Fnatic como campeones tiene el nombre de MAD Lions, un apodo que ha adquirido más misticismo al conseguir el logro derrotando precisamente a uno de los antiguos reyes.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba