League of Legends

El final de Hylissang en la idea, el idioma y la gente de Fnatic

El support, un jugador de pocos cambios, ha cerrado un ciclo cinco años después con una despedida cuanto menos dolorosa

A cualquier seguidor de Fnatic le dolía pensar en el posible adiós de Zdravets Galabov «Hylissang«. Quizás, en el marco teórico, alguno habría tomado notas con la salida de Martin Larsson «Rekkles«. Concretamente para intentar que la del búlgaro no doliera tanto, independientemente de si fichaba por otro club o colgaba el ratón y el teclado. Pero las personas nacer no piden, vivir no saben y morir no quieren. El marco emocional rara vez está preparado para deshacerse de algo o alguien que quiere. Una despedida de Hylissang suponía el fin de un ciclo en la organización británica. Llegado el anuncio oficial, en Londres se confirmó la que a priori peor noticia. Sin embargo, un frío gracias por todo «Gracias por todo» en Twitter dejaba una pequeña pista y unas declaraciones en una entrevista en exclusiva confirmaban que el final era todavía más negativo del esperado.

Entre los black & orange decir adiós a Hylissang significaba mirarse al espejo y asimilar un final de ciclo. Porque a lo largo de los últimos cinco años el apoyo nunca había sabido mentir. Dentro de la Grieta del Invocador era un auténtico demonio en ‘lo suyo’, mientras fuera de ella se mostraba como un ser entrañable. La combinación de ambos aspectos le convirtió en un estandarte de Fnatic a cualquier nivel. Al principio, para la organización británica suponía un gran complemento para no depender exclusivamente de Rekkles y todo lo que implica la figura del sueco. En cambio, en el tramo final se convirtió en el principal motivo de ser del histórico club europeo tras la salida del tirador. «Hyli» llegó con la responsabilidad de hacer olvidar el pasado, pero acabó siendo una comunión entre este y el presente hasta este 25 de noviembre.

Hylissang fichó por Fnatic a finales de 2017 como sustituto de Jesse Le «Jesiz» en la calle inferior. El danés aprovechó su gran conocimiento del juego para alargar su carrera con cambios de rol, pero no era suficiente para el club europeo. Ni para superar a G2 Esports, ni para llegar más lejos internacionalmente. La organización británica todavía tenía muy presente en la memoria a Bora Kim «YellOwStaR», el jugador que cambió de rol para que Rekkles pudiera ser titular cumplida la mayoría de edad y que acabó como uno de los mejores apoyos de la historia del Viejo Continente. Cuatro veces campeón de Europa, líder del Fnatic invicto con un 18-0, semifinalista de Worlds y MVP del Summer Split de 2015. Un currículum cuya única mancha fue 2016 con un mal paso por TSM que también se trasladó en su retorno a los black & orange.

En 2018 Hylissang no sería el argumento principal del club europeo, pero sí un pilar para un año de ensueño

Pero Hylissang no sólo asumió la responsabilidad, si no que la cumplió a la perfección. En su primer año con el club británico ganó los dos únicos títulos que ha conseguido en él, deshaciéndose de los demonios del pasado de Unicorns of Love. En 2018 no sería el argumento principal del club europeo, pero sí un pilar para un año de ensueño. Parafraseando al periodista Martí Perarnau, la idea de aquel Fnatic era jugar alrededor de Rasmus Winther «caPs» y el idioma generar presión en medio a través de una prioridad constante en la calle inferior. Hylissang era el último elemento: la gente adecuada.

La contribución recíproca del support y el equipo manchada tras la final de Worlds perdida ante Invictus Gaming. Tampoco ayudó la salida de caPs al eterno rival, uno de los factores determinantes para el nacimiento del mejor equipo de la historia de Europa. Fnatic y Hylissang estaban contribuyendo a la construcción del reconocido mid game europeo a un coste muy caro: ser subcampeón desde la posición de equipo histórico con la urgencia de ganar. Los black & orange mantuvieron en 2019 todos los elementos: temporalmente la idea con Tim Lipovsek «Nemesis«, el idioma de la presión en la calle inferior y a la gente. Sin embargo, «Hyli» ya empezaba a dar muestras de mayor protagonismo. Sin dejar de ser el aclamado jugador capaz de lo mejor y lo peor, pero asumiendo cada vez más responsabilidades con Mads Brock-Pedersen «Broxah«.

Hylissang como centro de la nueva idea

Hylissang ha jugado seis finales europeas a lo largo de su carrera | Foto de Michal Konkol vía Riot Games

Después de años de dominación surcoreana y dos mundiales consecutivos para la LPL, no todo jugador occidental se ganaba fácilmente el respeto de las comunidades orientales. Como su juego no mentía, Hylissang no tardó en hacerse con un nombre: «El Profesor». Con Oskar Boderek «Selfmade» en el lugar de Broxah, en 2020 estuvo cerca de protagonizar una de las mayores lecciones de su carrera. No en Europa, donde seguía a la sombra de G2 Esports, pero sí en Worlds. Los cuartos de final ante Top Esports, bautizados por Manuel Martínez «Cabramaravilla» como el «principio del fin de Europa» en la historia reciente, significaron el primer gran golpe para «Hyli» hasta llegar al KO.

Fnatic fue superior hasta el punto de poner al borde de la eliminación al campeón de la League of Legends Pro League (LPL) con un 2-0. Sin embargo, Top Esports fue capaz de remontar el mapa. Tal como señala el propio Cabramaravilla, en las partidas del club europeo se denotaban dos corrientes completamente distintas. Nemesis y Rekkles eran Muhammad Ali, priorizando la inteligencia por encima de la cantidad en los golpes. En cambio, Gabriël Rau «Bwipo» y Hylissang eran George Foreman, todo lo contrario: golpear hasta caer. El idioma continuaba siendo el mismo, pero el idioma no. «El Profesor» no engañaba en la Grieta del Invocador, por lo que la desconexión y un espectacular de Hung Hao-Hsuan «Karsa» provocaron la remontada del conjunto chino.

Hylissang había hecho olvidar a YellOwStaR, pero se encontró con la obligación de hacer lo pertinente con Rekkles junto a Upset

Fnatic mostró el mejor nivel de su historia en aquellos cuartos de final, pero el resultado fue traumático al ser la última serie de Rekkles en el club antes de la salida. Hylissang había hecho olvidar a YellOwStaR, pero se encontró con la obligación de hacer lo mismo con el sueco junto a Elias Lipp «Upset«. Los black & orange tuvieron en el Spring Split una temporada de trámite. Se la jugaron fichando a Adam Maanane y enviando a Bwipo en la jungla, pero obtuvieron premio. El idioma de Fnatic permanecía intacto, los Foreman del equipo seguían siendo la gente -con el apoyo de Yasin Dinçer «Nisqy»- y la idea había cambiado: el equipo bailaría alrededor del «Profesor».

Inicialmente Bwipo jugaba alrededor de la calle superior para cubrir a Adam en su debut, pero posteriormente jugó claramente para la calle inferior. Por Hylissang pasaba todo: el liderazgo del equipo, mantener la idea del juego junto a Bwipo y el click junto a Upset como dúo -véase como ejemplo los reconocidos guardianes de visión que ganaban líneas- para hablar el mismo idioma. Fnatic hizo así uno de los mayores sprints de su historia, proclamándose subcampeón de Europa y consiguiendo el billete a Worlds. Hyli había demostrado en el tramo decisivo que llegaba al Mundial como mejor jugador occidental, en un pico de nivel visto en ocasiones contadas dentro de occidente. Sin embargo, fue en el torneo más deseado donde recibió el segundo golpe antes del KO. Con la inesperada baja de Upset, el equipo se descompuso y el support no pudo todo lo prometido.

El KO definitivo

Hylissang
Hylissang sólo ha competido en Worlds junto a Fnatic | Foto de Colin Young-Wolff vía Riot Games

Llegados a 2022, Fnatic apostó por un proyecto similar pero mejorando dos de sus piezas. Con la marcha de Bwipo a Team Liquid, Hylissang permanecía como último resquicio de la exitosa plantilla de 2018. Con Martin Hansen «Wunder«, Iván Martín «Razork» y Marek Brázda «Humanoid» como nuevos fichajes, el club británico veía el año como el momento de reencontrarse con los títulos. Era un momento en el que ni MAD Lions ni G2 Esports parecían especialmente reforzados. Además, el club había olvidado a su anterior estrella gracias a una combinación de factores: la irrupción del mayor pico de nivel del «Profesor», el fracaso de G2 Esports en 2021 y la llegada de Rekkles a Karmine Corp.

Hylissang siguió a lo suyo, como si los anteriores Worlds hubieran formaran parte de una amnesia colectiva. Dominó la League of Legends European Championship (LEC) como en los últimos playoffs y peleó por el puesto a mejor jugador de la liga. Sin embargo, fue este último premio el último aviso premio al KO. Vincent Berrié «Vetheo» se llevó el reconocimiento, impidiendo al búlgaro obtener el mismo reconocimiento que YellOwStaR. Desde entonces su pico de nivel cayó y no se volvió a recuperar. Hyli todavía formaba parte tanto de la idea, como del idioma y de la gente, pero sin un nivel adecuado toda la estructura de los black & orange se desmoronaba.

El equipo británico había caído en sus vicios y virtudes. Grupalmente, esperar que los problemas se resolvieran solos. En el caso de «Hyli», no intentar hablar su idioma alejado de los iniciadores primarios

Fnatic y Hylissang salvaron la clasificación hacia Worlds, pero el torneo fue el KO definitivo para el support. El conjunto europeo jugó con Rubén Barbosa «Rhuckz» durante el primer día de Play-In y obtuvo resultados extremadamente positivos. Con el retorno del «Profesor», la situación no mejoró lo suficiente como para llegar a los cuartos de final. Tras los resultados, una mala gestión: «No nos preparamos nada, ni ningun draft ni ninguna estrategia. Todo era como ‘elígeme este campeón y espero hacerlo bien‘». Las declaraciones, que ponen el foco de la duda sobre Jakob Mebdi «YamatoCannon«, palpaban que el equipo británico había caído en sus vicios y virtudes. Grupalmente, esperar que los problemas se resolvieran solos. En el caso de «Hyli», no intentar hablar su idioma alejado de los iniciadores primarios, una de sus cuentas pendientes en los últimos años.

Con los malos resultados, ver jugar a Hylissang llegó a ser realmente desesperante. Sin embargo, el apoyo estaba una vez más siendo transparente: ese era su estilo de juego, tanto para bien como para mal. El propio apoyo no esperaba marcharse de Fnatic, pero el club optó por cerrar definitivamente el ciclo del búlgaro. «Se necesitaban cambios y decidieron que teníamos que ser yo y Elias«, ha afirmado el support, que no se muestra de acuerdo con la decisión por su rendimiento general con la excepción del último tramo final. Curiosamente, a priori Fnatic ha decidido cerrar el ciclo de «Hyli» con el retorno de Rekkles.

Si la despedida de Rekkles fue traumática, la de Hylissang es dolorosa. En cinco años el support ha conseguido hacer olvidar figuras pasadas, elevar el nivel del club y sostener de alguna forma u otra el engranaje del equipo. Sin embargo, con la idea, el idioma y la gente estallando públicamente por los aires, la herida entre el búlgaro y Fnatic se ha abierto: «Siempre he creído que lo que el equipo ve y piensa es lo más importante. Pero se reduce a la importancia de lo que dicen los fans y otra gente a la organización del equipo y los miembros que toman las decisiones. Te hace pensar un poco más sobre cómo te muestras fuera del juego en lugar de lo que tus compañeros de equipo piensan». Ahora la incógnita es si algún día llegará a cicatrizar durante o después de su estancia en MAD Lions.