CS:GO

El Major ha dejado de ser una deuda pendiente

NAVI se proclama campeón del PGL Major de Estocolmo para darle a s1mple su tan ansiado título restante

Pocas imágenes se hacían tanto de rogar como ver a Oleksandr Kostyliev «s1mple» alzando su ansiado trofeo de campeón de un Major. En pleno 2021 el mejor jugador de la historia de Counter-Strike: Global Offensive (CS:GO) seguía sin proclamarse campeón de la competición deseada por todo seguidor del shooter. Ver la hipotética fotografía de la estrella ganado al fin el tan ansiado campeonato generaba tanta pasión como el propio Counter-Strike entre sus seguidores. Pero llegados al siete de noviembre de 2021, los sueños de Kostyliev y Natus Vincere (NAVI) han pasado a ser una realidad. Gracias a un 2-0 ante G2 Esports el conjunto de la Comunidad de Estados Independientes (CIS) se ha proclamado campeón del PGL Major de Estocolmo. Después de muchos años -y una pendemia mundial incluida por medio- el rey se ha hecho con su ansiada corona particular.

Que s1mple y NAVI se hicieran con el primer Major de su historia pasaba por arruinar las ilusiones de Nikola Kovač «NiKo». Quizás el bosnio no cuente el estatus de «mejor jugador de todos los tiempos», pero más allá estar unido con el ucraniano por formar parte de la excelencia de CS:GO, con él compartía la gran deuda pendiente de alzar el trofeo. A Kovač todavía le pesaba haber desperdiciado su gran oportunidad con FaZe Clan en 2018, cuando sucumbió en Boston ante Cloud9. Esta final suponía un nuevo intento pero sin la etiqueta de favorito. Pero por delante tenía al mismo jugador que le superó en las dos últimas finales de torneos presenciales.

A diferencia de la Intel Extreme Masters (IEM) de Colonia del pasado mes de julio y la de Katowice de 2020, en Estocolmo el aura era diferente. El Major volvía dos años después con la mejor compañía posible: la del calor humano de los tan apasionados aficionados. En los anteriores partidos de playoffs los espectadores del Avicii Arena estaban más relajados, pero en la final la excitación no se escondía. De pie antes que empezara la serie al mejor de tres. Era fácil entender que en Estocolmo se viviría un día histórico. Para muchos aficionados elegir entre s1mple y NiKo para hacerse con su primer Major era como hacerles escoger a su padre o a su madre. Pero finalmente acabó en manos de la figura ucraniana, que lideró a NAVI en su cuarta final hacia aquel título todavía inexistente en sus vitrinas.

NAVI responde a la sorpresa de Ancient

Que s1mple saludara con aires de emperador romano tras arrancar exitosamente la final en la ronda de pistolas inicial era un reflejo de a lo que se iba a enfrentar G2 Esports. Los samuráis habían elegido Ancient para desprevenir a sus rivales, pero como era de esperar, NAVI iba con el cuchillo entre los dientes. Sin embargo, tras cuatro rondas, G2 demostró que la selección no fue fruto de la casualidad. Una excelente resolución de Nemanja Isaković «nexa» y François Delaunay «AmaNEk» en una situación de inferioridad numérica -contra todos sus oponentes- en la quinta ronda dejó entrever el desarrollo de la primera mitad. Desde el lado de los terroristas el conjunto europeo fue un dolor de cabeza e hizo del parcial inicial una ida y vuelta constante. Natus Vincere salió con ventaja, pero esta fue mínima al tratarse de un 8-7.

Posteriormente NAVI fue capaz de rehacerse. Daba igual que Kirill Mikhaylov «Boombl4» hubiera elegido el peor día para no estar preciso, al fin y al cabo Nemanja Kovač «huNter» tampoco lo estaba. S1mple siguió con lo suyo: hacer de que las jugadas irreales siguieran pareciendo algo normal al alcance de todos. No obstante, la puntería que permitía a la estrella conseguir tres asesinatos fácilmente para evitar el ataque de G2 siempre estaba respaldada. Valerii Vakhovskyi «b1t» demostró a su compatriota y al mundo entero´que está tocado por la barita mágica de los elegidos. El joven rifler de 18 años no necesitó esperar al fin del primer mapa para llevar tres clutches a sus espaldas. El dúo ucraniano se abanderó del ataque de Natus Vincere para poner el 1-0 en el marcador con un 16-11 en Ancient.

El «casi» de G2 Esports

Que NAVI se impusiera en Ancient a priori no parecía una buena señal. El siguiente mapa era Nuke y, más allá de ser un territorio bien conocido por parte de Natus Vincere, G2 Esports tenía un historial peligroso en él. Sin embargo, Damien Marcel «maLeK» sacó a relucir su preparación y anuló por completo a los pupilos de Andrii Horodenskyi «B1ad3» en la primera mitad. G2 hizo soñar con el tercer y definitivo mapa al conseguir una ventaja de 10-5 desde el lado antiterrorista en el la primera parte. Todos los jugadores estaban acertados, y más allá de recuperar a huNter para la causa, el trabajo sucio de Audric Jug «JaCkz» alargó la vida de los samuráis. El francés dio un paso adelante para oponerse al Major de s1mple ya que NiKo siempre estaba marcado por Denis Sharipov «electronic«.

G2 Esports tenía al Avicii Arena de su lado ya que el público quería que el espectáculo llegara al tercer mapa. Sin embargo, NAVI tenía otro plan, concretamente el de salir del Major de Estocolmo invicto. Natus Vincere puso el 11-6 en el marcador de Nuke a través de una eco que G2 no esperaba sufrir. Aquella ronda desprendió un aroma que posteriormente se confirmó: el precio de perderla era no hacerse con el título de campeón. Posteriormente s1mple volvió a deleitar al público entero con un ace gracias a un aparentemente simple spray. A partir de ahí los nervios de poder dejar escapar el decider supusieron una mala pasada para la organización europea.

La prórroga llegó dos rondas después del una cargada llena de simbolismo. Era una situación de dos para dos, los primos Kovač estaban en pleno duelo directo contra el dueto ucraniano de Natus Vincere. Los nervios provocaron que NiKo decidiera disparar cuando su flanco era bueno y, por lo tanto, esperar. El posible 16-12 pasó a ser un 15-13 que después se materializó en un overtime. Allí el exjugador de FaZe Clan hizo una gran actuación para forzar el segundo tiempo de descuento, pero finalmente no pudo evitar lo inevitable: s1mple y NAVI alzando su tan ansiado Major.

El pabellón de los sueños cumplidos y rotos

El Avicii Arena fue testigo en primera persona de cómo no existen lugares felices como tal, si no sitios en los que nosotros a nivel individual lo fuimos. Porque allí donde sonreímos también hay gente que llora u oculta su frustración. Al mismo tiempo que s1mple se hacía con su tan ansiado Major, los Kovač veían cómo alzar juntos el trofeo no era una posibilidad. Hacerse con el campeonato más importante de CS:GO tras crecer toda una vida juntos y con el shooter como gran motor no iba a ser posible. También contrastaba la felicidad de Boombl4 con la máscara de James Banks. El in-game leader (IGL) le pidió matrimonio a su pareja bajo los micrófonos del periodista británico, que durante este campeonato ha demostrado toda su profesionalidad aun habiendo vivido una de las peores pesadillas que nadie le desearía ni a su peor enemigo.

Estocolmo suponía el primer viaje de G2 Esports hacia la final de un Major. Aunque el resultado no ha sido un 2-0 y no un 3-0 en contra por el formato del torneo, los samuráis han vuelto a caer de pie manteniendo en todo momento su dignidad como club. En cambio, NAVI ha saldado una deuda pendiente desde hace más de un lustro. En 2015 su verdugo fue Team Envy, en 2016 Luminosity Gaming y en 2018 Astralis. Natus Vincere siempre se había visto relegado a las medallas de plata al encontrarse a rivales en su pleno prime. Ahora las lágrimas de s1mple ratifican que el pico de nivel lo representan ellos, que el Major ahora pertenece a los colores amarillo y azul.