League of Legends

El tren que ha pasado sin saber cuándo volverá

Gen.G ha desaprovechado este verano una oportunidad histórica para conseguir el título de campeón de la LCK

Perder un tren que acaba de pasar por delante de tus narices es una sensación extremadamente frustrante. Reproches como «deberías haber salido antes» o «correr no te hubiera ido mal» amargan una espera larga y tediosa. Las competiciones son testigos de cómo muchos de sus protagonistas viven entre lamentos al no subirse a esos vagones que, en su contexto, se entienden como oportunidades. Les duele la posibilidad de no volver a encontrarse con esa chica llamada éxito que, como escribía Andrés Calamaro, saluda con la mano y ya no está. La League of Legends Championship Korea (LCK) tiene experiencia de sobras con este tipo de situaciones porque cuenta con un club llamado KT Rolster que tiene mucho que decir al respecto. Sin embargo, este verano el protagonista ha sido Gen.G, que ha desperdiciado su «ahora o nunca particular» para llevarse el título de campeón.

Si Gen.G ha desaprovechado en este Summer Split una oportunidad histórica es porque el club llegó a la LCK en 2018 con la pretensión de ser el nuevo dominador de la competición. La organización heredó el legado de Samsung Galaxy tras proclamarse campeón por segunda vez en su historia, aterrizando en una situación prácticamente perfecta para agrandar tanto la figura del equipo de League of Legends como la de la marca. Con SK Telecom T1 fuera del mapa, Kingzone DragonX sembrando más dudas que certezas y KT Rolster en su montaña rusa particular el camino era ideal para conseguirlo. Sin embargo, su primera mala temporada bajo el nombre de KSV Esports generó una sensación de frialdad de la que actualmente no se ha desquitado.

Gen.G como protagonista de las notas negativas

Gen.G Crown
Crown fue sustituido por Fly durante la mayor parte del Summer Split de 2018

El relato de la entidad en la LCK tiene un origen distinto en función de la perspectiva: hay quien sí abarca la etapa bajo el nombre de KSV Esports con Gen.G y quien la considera un paréntesis en forma de transición. De todas formas, independientemente de cuál sea la posición, la entidad conoce la sensación de haber generado decepción entre sus seguidores. La entidad no necesitó ni un año natural en la competición para protagonizar el peor resultado de un representante surcoreano en Worlds. Heredar la metamorfosis ganadora de Samsung Galaxy en el Torneo Regional no sirvió para evitar un 1-5 en la fase de grupos de un Mundial celebrado en casa. Los aficionados del Centro de Convenciones y Exposiciones de Busán presenciaron una tragedia que, muy a su pesar, acabó englobando a toda su región.

Para Gen.G ser protagonista de la caída de la LCK como región tuvo como consecuencia directa la retirada de Kang Chan-yong «Ambition«, la salida de sus dos medios y el retorno de Jo Yong-in «CoreJJ» a América del Norte. El fichaje estrella para hacer olvidar ambas figuras fue Han Wang-ho «Peanut«, que llegó al mismo tiempo que Kim Jeong-min «Life» debutaba en la élite. No obstante, las expectativas no se cumplieron. La organización no consiguió llegar a playoffs ni en primavera ni en verano, algo que ni en la etapa como KSV Esports había sucedido. En el Summer Split los surcoreanos llegaron a desperdiciar la pequeña ventaja de ocupar la tercera posición con un mapa a su favor, algo que motivó al club hacer una reconstrucción ‘mayor’ de proyecto en lugar de ser continuista. El golpe de talonario llegó y generó unos movimientos que a corto plazo tuvieron efecto.

El inicio y ecuador del «gran proyecto»

Gen.G Worlds 2020
La reconstrucción de Gen.G pasó por Kingzone DragonX | Foto vía Riot Games

Kim Kwang-hee «Rascal«, Kim Tae-min «Clid» y Bo Bo-seong «Bdd» llegaron para hacer que la organización volviera a la zona alta para no salir de ella y, al fin, conseguir el título de campeón de la LCK. Park Jae-hyuk «Ruler» seguía siendo el argumento central, pero las incorporaciones suponían un ‘cinturón de seguridad» en el caso de que las cosas no fueran bien. Los fichajes funcionaron inmediatamente y catapultaron tanto al club como las expectativas que generaba. De poco servía que Choi Woo-beom «Edgar», por entonces entrenador de Gen.G, llamara a la calma asegurando que dirigía un «equipo bien equilibrado» y no un «superequipo»: la primera posición conseguida la fase regular del Spring Split con un récord de 14-4 daba motivos para soñar. Sin embargo, el 3-0 recibido en la gran final ante T1 supuso un jarro de agua fría.

El equipo se hizo pequeño a la hora de la verdad y fue el propio Edgar quien asumió con su salida la responsabilidad del fracaso. Con Ju Yeong-dal «oDin» al frente Gen.G generó en verano esa misma frialdad, pero lo hizo cayendo en las semifinales de la LCK por 3-2 ante un jovencísimo DRX. La tradición de arrasar con el Torneo Regional -esa vez contra T1- para llegar a Worlds quedó intacta, pero no fue suficiente. En su eliminación del Mundial el club expuso al completo sus limitaciones: Rascal no lideraba partidas a pesar de tener recursos, el dúo jungla-medio era demasiado irregular y Life no suponía ninguna certeza sin una Kalista corrigiera sus dudosas iniciaciones. La dependencia de Ruler volvió en un momento en el que DWG KIA dominó regional e internacionalmente League of Legends jugando a través la zona superior de la Grieta del Invocador.

La LCK más favorable para ganar

Foto vía Riot Games

Con DWG KIA como líder indiscutible de Corea del Sur, Gen.G vivió en el Spring Split de 2021 una réplica del de 2020: otra final perdida por 3-0 el mismo grupo de jugadores. Sin embargo, el Summer Split se convirtió en su oportunidad más grande hasta el momento: los vigentes campeones del mundo se caían a pedazos tras el Mid-Season Invitational (MSI) y T1 estaba sumergido en una irregularidad impropia de su estatus. Con sus dos grandes archienemigos «fuera del mapa» el único rival a priori temible era Hanwha Life Esports, que también se hundió en fase regular. Nunca antes el club había tenido la liga tan de cara: sus jugadores tenían sinergia y sólo debían corregir esas debilidades que siempre le costaban derrotas ante rivales de mayor nivel. En definitiva, se trataba de un «ahora o nunca» para ganar la LCK.

Gen.G volvió a iniciar bien el split, pero pagó más caro que nunca no corregir sus malas costumbres dentro de la Grieta del Invocador. A partir del ecuador de la fase regular competidores se dieron cuenta de que el conjunto seguía cometiendo los mismos de errores -acompañados de una bajada inesperada del rendimiento de Ruler- y no dudaron en aprovecharlo. El liderazgo conseguido la ida se desplomó al completo en la vuelta: pasó de un récord de ocho victorias y dos derrotas a un parcial de 4-4 en las últimas cinco semanas. Perder la primera plaza fue especialmente sangrante teniendo en cuenta no sólo dio tiempo a DWG KIA para que pudiera recuperarse, si no que también llegó a ceder ante rivales como Nongshim RedForce o Liiv SANDBOX, equipos que sobre el papel no debían suponer una amenaza.

Intentos de solución tardíos

Burdol llegó a Gen.G procedente de la academia de T1| Foto vía Riot Games

Para poder coger el tren de campeón de la LCK Gen.G decidió sacudir su quinteto titular de cambios para poder acelerar el camino hacia la estación de la victoria. La organización buscó en Noh Tae-yoon «Burdol» un revulsivo en la calle superior que aportara otra condición de carry estable más allá de Ruler. Sin embargo, aunque el top tuvo buenos encuentros con Irelia, su inexperiencia fue un hándicap. Sus errores por falta de lectura eran lógicos, pero el contexto del equipo exigía una perfección inmediata que evidentemente un debutante de sólo 17 años no podía ofrecer. Lo mismo sucedió con Ko Yeong-jae «YoungJae» en el lugar de Clid en un cambio mucho más enfocado a buscar pathings más eficientes y verdadero control sobre los objetivos o jugadas crossmap.

La inexperiencia y la falta de sinergia provocó que Gen.G volviera a su quinteto habitual para acabar perdiendo en semifinales por 3-1 ante un T1 ascendente. La suerte con la que contó el club es que los tricampeones mundiales empezaron tarde la carrera por el título y Worlds, por lo que ha podido llegar directamente a la fase de grupos de la cita internacional por los puntos acumulados, no por su gran estado de forma. La organización el que ha sido hasta ahora el mejor contexto posible para proclamarse campeón surcoreano. A falta de su papel en el próximo Mundial la directiva de la entidad ya ha dejado caer que harán todos los cambios necesarios para poder ganar. Pero por el momento Ruler sigue emulando al jardinero de Calamaro que ve cómo en el tren que ha pasado se ha marchado esa chica llamada LCK.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba